······· Pide Oraciones ·······

Agradecimientos y Novenas
Oracion a Santa Helena SI funciona

Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

Gracias señora por los favores recibidos…




  Quiero recibir nuevas respuestas sobre éste tema por email



  

Respuestas recibidas: 92
  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

  • Ricardo dice:

    Oh gloriosa Santa Elena… Madre del gran Constantino, emperador romano. Vos que siendo hija de rey y Reina, al monte Olivetti fuiste por vuestro entrañable amor al divino Jesús. Yo quiero vuestra poderosa intercesión para conseguir lo que deseo. ¡¡ oh¡ gloriosa santa Elena que al monte fuiste y tres clavos trajiste. Uno se lo diste a tu hijo Constantino, el otro lo tiraste al mar para la salvación de los navegantes, y el que quedo en tus preciosas manos, no te lo pido dado si no prestado para clavarle el corazón a (…) para que no tenga paz ni sosiego. Espíritu de la luz que alumbra las tinieblas de las almas, alumbra el corazón de (…) para que se acuerde de mi, que no pueda comer, ni en cama dormir, ni en silla sentarse, con mujer u hombre hablar, ni tenga momento de paz hasta que por vuestra intercesión se rinda a mis pies. Tranquilidad no le des hasta que regrese a mi, amante y cariñoso, fiel como un perro, manso como un cordero, caliente como un chivato., que venga, que venga que nadie lo detenga., ven que yo soy la única que te llama (…) ven, ven, ven (…) Cuerpo, alma y espíritu de (…) ven por que yo te llamo yo te sugestiono, yo te domino. Tranquilidad no has de tener hasta que no vengas rendido y humillado a mis pies, para que olvides a las mujeres que tengas y vengas por que yo te llamo. AMEN….. (SE REPITE TRES VECES LA ULTIMA ESTROFA)

    Gracias señora por los favores recibidos…

1 ... 7 8 9 10


Envía una respuesta
Utiliza iniciales o un seudónimo si prefieres mantener la privacidad

Importante - Aviso de privacidad:
Las peticiones son públicas. Si deseas nombrar a personas y mantener su privacidad te sugerimos que utilices solo el nombre o sus iniciales en vez de utilizar nombres completos.

US$
MX$
EUR