Portada
······· Pide Oraciones ·······

Libro de otras Oraciones:
NOVENA AL ESPÍRITU SANTO

Día Primero

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como
también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

Es el dogma del Espíritu Santo uno de los fundamentales en nuestra fe católica, sin
cuya creencia y explícita profesión no puede salvarse el adulto, pues pertenece al número de
las verdades que se llaman de necesidad de medio.Por este dogma estamos obligados a
creer y profesar que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, igual al
Padre y al Hijo, de quienes procede por amor, y con quienes constituye indivisible unidad de
divina Naturaleza.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

Día Segundo

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como

también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa

Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

El dogma del Espíritu Santo lo confesamos cuando decimos: En el nombre del Padre,
y del Hijo y del Espíritu Santo. También cuando rezamos el Gloria al Padre, y al Hijo y al
Espíritu Santo. En el Credo: Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que
procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y
que habló por los Profetas.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

DIA TERCERO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como
también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

La primera manifestación del Espíritu Santo se hizo en figura de Paloma sobre el Divino
Salvador, cuando fue este bautizado en las aguas del Jordán, según nos cuentan los
Evangelios. Pero de un modo más público y solemne se verificó sobre los apóstoles, reunidos
con María Santísima en el Cenáculo de Jerusalén, en forma de lenguas de fuego, el día de
Pentecostés. En el Libro de los Hechos de los Apóstoles se nos cuenta la transformación
realizada en los Apóstoles y en los primeros cristianos al recibir el Espíritu Santo.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,

para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

DÍA CUARTO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como
también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

Los Dones del Espíritu Santo son siete: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza,
Ciencia, Piedad y Temor de Dios. Sabiduría, es el Don por el que juzgamos acertadamente de
las cosas pertenecientes a nuestro último fin y salvación. Entendimiento, es el Don para
conocer los misterios de la fe y las verdades de ella que enseña la Santa Iglesia. Consejo, es el
Don para dirigirnos prudentemente según Dios, en los pasos difíciles de la vida presente, en
orden a la eterna.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

DIA QUINTO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como

también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

Los otros cuatro dones son: Fortaleza, que es el Don para vencer las tentaciones y
dificultades que se ofrecen en el camino de la virtud. Ciencia, es el Don para saber discernir los
medios más aptos para el cumplimiento de los deberes de cada cual según su estado. Piedad,
es el Don para buscar en todo el mejor servicio de Dios y dedicarse a las obras de El y de
caridad en el prójimo; y Temor de Dios, que es Don por el que aborrecemos todo pecado por el
respeto que nos merece la Divina Majestad y su justo juicio.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

DIA SEXTO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como
también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

Además de los Dones del Espíritu Santo, están los Frutos del Espíritu Santo, que son
cómo el resultado práctico de dichos Dones. Según doctrina de San Pablo son doce y se
enumeran por el orden siguiente: Caridad, Gozo, Paz, Paciencia, Longanimidad, Bondad,
Benignidad, Mansedumbre, Fe, Modestia, Continencia y Castidad.

Caridad, es el amor sobrenatural a Dios y a nuestros hermanos, y es como la raíz y
alma de toda otra virtud y obra buena. Gozo, es la interior consolación que sienten los justos en
el divino servicio, como anticipada recompensa de él. Paz, es el dominio y señorío del hombre
espiritual sobre sus apetitos y pasiones.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

DIA SÉPTIMO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como
también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

La Paciencia, es el valor en el sufrimiento, y aún el deseo de arrostrarlo más y más en
vista de las eternas recompensas y el bien de los hermanos. La Longanimidad es el quinto de
los Frutos del Espíritu Santo, y significa la firme esperanza y completa seguridad de los justos
en las promesas de Dios Nuestro Señor. La Bondad es el deseo que tienen los justos de hacer
bien a todos, y de que se propague y difunda dicho bien aún a costa de los mayores sacrificios.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.

DIA OCTAVO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como

también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

La Benignidad es apacibilidad de carácter, suavidad de trato, blandura de condición,
para atraer a todos los hombres a la verdad y al bien, y cautivarlos en obsequio de Nuestro
Señor. La Mansedumbre es freno en las impaciencias y ardores de cualquier pasión, hasta el
mismo celo por Dios, cuando lo exige la discreción y prudencia, para que no se comprometan
con algún desorden sus mismos divinos intereses. La Fe, que es firme lealtad a Dios y al
prójimo, no faltando a ambos en lo que se les debe o por razón de estricta justicia o por razón
de caridad.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR

DIA NOVENO

ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Ante vuestra presencia postrado, ¡Soberano Espíritu de paz, de reconciliación y de todo
consuelo!, humildemente te pido perdón de mis culpas, y la gracia de un verdadero
arrepentimiento. Dones especiales de vuestra misericordia son la luz para bien conocerlas y
discernirlas; el impulso del alma para convenientemente rechazarlas; el firme propósito actual
para nunca más volver a cometerlas; la fortaleza y perseverancia para el cumplimiento de tal
resolución hasta el fin de la vida. Concededlos, Espíritu Divino, a nuestro humilde ruego, como
también el fervor y devoción convenientes para emplearlos en honor vuestro y bien de la santa
Iglesia, en este piadoso ejercicio. Amén.

REFLEXIÓN DEL DÍA

La Modestia, que significa enfrentamiento de los arranques de amor propio, deseo de
huir de vanas alabanzas y de evitar la publicidad de las buenas acciones, cuando otra cosa no
exija el mayor servicio de Dios. La Continencia, que es templanza y moderación en el uso de
las cosas exteriores, aún de placer, como de honra y de riquezas, dentro de lo mismo que
permite la Divina Ley. La Castidad, que es apartamiento absoluto de toda sensualidad impura,
según a cada estado corresponde, a tenor de los dictámenes de la Ley de Dios o por el deseo
de mayor perfección. Tales son los Frutos del Espíritu Santo, cuyo conjunto en el vocabulario
cristiano se llama Santidad.

INTENCIÓN PERSONAL DE LA NOVENA

PADRENUESTRO, AVE MARÍA, GLORIA

ORACIÓN FINAL

¡Espíritu Divino! Por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, Santa
María, te suplicamos, vengas a nuestros corazones y nos comuniques la plenitud de tus dones,
para que, iluminados y confortados por ellos, vivamos según tu voluntad, y muriendo
entregados a tu amor, merezcamos cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Puede terminarse con el VENI CREATOR.




  Quiero recibir nuevas respuestas sobre éste tema por email



  

Libro de otras Oraciones:
NOVENA A SANTA RITA

HIMNO

Rita, mujer fuerte, /puso en Dios su esperanza./Dios la sostiene.
Puso al corazón muralla/ y entró Dios a enamorarla
Hizo del templo su casa; /mantuvo ardiendo la lámpara
En la mesa de los hijos/ hizo a los pobres un sitio
Guardó memoria de los muertos/gastó en los vivos su tiempo
Sirvió, consoló, dio fuerzas/ guardó para sí sus penas
Vistió el dolor de plegaria/ la soledad de esperanza
Y Dios la cubrió de gloria/ como de un velo de bodas
Rita, mujer fuerte, /puso en Dios su esperanza./Dios la sostiene.

PRECES

Por intercesión de Santa Rita que con la fuerza del espíritu superó tristezas y dolores

- Concédenos, Señor ser fuertes en la tentación.
Por intercesión de Santa Rita que por medio de su matrimonio sembrado de
dificultades creció en la gracia

- Concédenos Ser apóstoles de Cristo.
Por intercesión de Santa Rita que por la hospitalidad y la oración en su viudez superó
su soledad y se santificó

- Concédenos mostrar al mundo el misterio de tu caridad.
Por intercesión de Santa Rita que engendró hijos para la vida del mundo y luchó y rezó
para que fueran también para el reino de los cielos

- concede Señor que transmitamos en tu Iglesia la vida del espíritu y la salvación a todo
el género humano.
Por intercesión de Santa Rita que tras consagrarse enteramente a ti en el claustro
contempla ya la belleza de tu rostro

- concede, Señor, santas vocaciones a tu Iglesia y que los difuntos gocen de tu
presencia.
PADRE NUESTRO, AVE MARÍA Y GLORIA
INTENCIÓN PARTICULAR DE ESTA NOVENA.

ORACIÓN FINAL

Concédenos, Señor, conocerte y amarte sobre todas las cosas como se lo concediste a
tu sierva santa Rita, y sirviéndote así igual que hizo ella, con sinceridad de corazón, logramos
también agradarte con nuestra fe y buenas obras. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.




  Quiero recibir nuevas respuestas sobre éste tema por email



  

Libro de otras Oraciones:
NOVENA A SAN PANCRACIO

INVOCACIÓN INICIAL

D/ Resplandecerán los justos en presencia del Señor.
R/ Y se alegrarán los rectos de corazón.

HIMNO

Quien entrega su vida por amor/la gana siempre, dice el Señor.
Aquí el bautismo proclama/su voz de gloria y de muerte
Aquí la unción se hace fuerte/contra el cuchillo y la llama.
Mira cómo se derrama/mi sangre por cada herida
Si Cristo fue mi comida,/dejadme ser pan y vino
en el lagar y el molino/donde me arrancan la vida.

Oración

Dios todopoderoso, tú que has dado a tu mártir Pancracio la gracia de entregarse hasta
la muerte por confesar tu palabra y dar testimonio de Jesús, , concédenos a nosotros la fuerza
del Espíritu Santo, para permanecer fieles en la fe y fuertes en la confesión de tu nombre, y la
gracia especial que te pedimos en esta novena si es para mayor gloria tuya y bien de nuestras
almas. Por nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.




  Quiero recibir nuevas respuestas sobre éste tema por email



  

Libro de otras Oraciones:
NOVENA A S. JOSÉ

Así como en la tierra, nadie, exceptuada la Virgen Santísima, estuvo más cerca de
Jesús que san José, así también en el cielo no hay gloria más resplandeciente, después de la
de María, que la de san José. Precisamente en esto radica su intercesión tan poderosa cerca
de Jesús: Él, que en la tierra le rendía obediencia y respeto como a padre nutricio que fue,
otorga en el cielo todo aquello que san José le solicita.

Dice santo Tomás de Aquino que a san José le está concedido socorrer en toda
necesidad, y defender, favorecer y tratar con paternal afecto a todos los que a él acuden
piadosamente. Santa Teresa de Jesús dijo que en el cielo hay santos que parecen tener
recibida de Dios la gracia de socorrer en una especial necesidad; pero tengo la experiencia de
que san José las socorre todas.Sé un gran devoto de san José, y confíale especialmente la
hora de tu muerte.

A fin de que nuestra oración sea más eficaz delante de Dios nuestro Señor, y pueda el
glorioso Patriarca san José interponer su poderosa intercesión delante de su divina Majestad,
pidamos humildemente perdón de nuestros pecados y faltas.

ORACIÓN PARA CADA DÍA

Acordaos, oh piadosísimo Patriarca san José, que por todas partes se oye hablar de
vuestro poder delante de Dios y de los favores que cada día reciben los hombres de vuestra
generosa mano. Animado con esta confianza, a vos también acudo, OH padre nutricio de
Jesús, y humillado ante vuestra presencia, fervorosamente te pido que me toméis bajo vuestro
patrocinio y que seáis mi abogado delante del trono de vuestro hijo adoptivo Jesucristo, nuestro
Señor. Protégenos durante la vida y asistidnos a la hora de la muerte. R. Amén

(encomienda a S. José tu intención para esta novena)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

ORACIÓN FINAL

A vos, OH bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación, y, después de
implorar el auxilio de vuestra santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro
patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, te tuvo
unido, y por el paterno amor con que abrazases al Niño Jesús, humildemente te suplicamos
que volváis benigno los ojos a la herencia que con su sangre adquirió Jesucristo, y, con vuestro
poder y auxilio, socorráis nuestras necesidades.

Protege, OH providentísimo custodio de la divina Familia, a la escogida descendencia
de Jesucristo; aparta de nosotros, OH Padre amantísimo, toda mancha de error y de
corrupción; asistidnos propicio desde el cielo, santísimo libertador nuestro, en esta lucha contra
el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo librases al Niño Jesús del inminente peligro de
la vida, así ahora defended la Iglesia santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de
toda adversidad, y a cada uno de nosotros protégenos con perpetuo patrocinio, para que, a

ejemplo vuestro, y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente
morir, y alcanzar, en los cielos, la eterna bienaventuranza. Amén.




  Quiero recibir nuevas respuestas sobre éste tema por email



  

Libro de otras Oraciones:
NOVENA A SAN IGNACIO DE LOYOLA

Glorioso Patriarca San Ignacio, fundador de la Compañía de Jesús:
si es para mayor gloria de Dios, honor vuestro y provecho de mi alma
que yo consiga la gracia que te pido en esta novena,
alcánzamela del Señor;
y si no, ordena mi petición
con todos mis pensamientos, palabras y obras
a lo que fue siempre el blasón de vuestras heroicas empresas:
A mayor gloria de Dios.
Tres Padrenuestros a la Santísima Trinidad
en obsequio de la devoción que tuvo San Ignacio a este inefable misterio.- (Petición)
¡Oh Dios, infinitamente bueno y misericordioso!
Pues he recibido de vuestra Divina Majestad
todos los dones naturales y sobrenaturales que tengo,
y deseoso de ser en alguna manera agradecido a vuestras misericordias,
os devuelvo cuanto me habéis dado
con éste mi ofrecimiento y por mediación del glorioso Padre San Ignacio.




  Quiero recibir nuevas respuestas sobre éste tema por email